Articulos de Isidoro Sánchez

Comunicación Eléctrica. Las energías renovables

Archivo.- Melchor Zárate

Archivo.- Melchor Zárate

La adhesión del reino de España a las comunidades europeas (CC. EE.) en 1986 vino acompañada de una peculiar situación para Canarias. Su lejanía del continente europeo y su insularidad, así como su alta dependencia del exterior, sobre todo en materia energética, hizo que el Tratado de Maastrich la definiera como RUP en 1992, y luego en 1997, el Tratado de Ámsterdam, la convirtiera en región singular a la hora de aplicar de manera modulada las políticas comunitarias de acuerdo a determinadas condiciones y procedimientos. También en el Tratado de Funcionamiento de la UE (TFUE) se le reconoció como una de las ocho RUP, junto a las regiones autónomas de Portugal y algunos DOM y TOM franceses, a las cuales se les puede modular la aplicación de las normativas comunitarias.

Por estas consideraciones no debe extrañar la estrategia seguida por la UE a través de sus instituciones orientadas al horizonte del año 2020 par alcanzar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Todo ello fundamentada en la economía y unas veces basada en el conocimiento y la innovación, otras promoviéndola de manera más eficaz a la hora de utilizar los recursos, más verde y más competitiva; también fomentándola con el más alto nivel de empleo y facilitando la cohesión social y territorial. En ese sentido debe recordarse el interés del Consejo de establecer un equilibrio entre las limitaciones permanentes  y las potencialidades de las RUP.

En el caso de Canarias hemos de buscar nuestro camino y diseñar nuestra senda y por ello debemos de apoyarnos en los informes y estudios realizados sobre las RUP a lo largo de los últimos años. En nuestra comunidad la modificación del Régimen Económico y Fiscal (REF) para adaptarnos a la realidad del siglo XXI, caracterizado por el nuevo orden internacional derivado fundamentalmente de las migraciones, de las catástrofes naturales, de las energías renovables y el cambio climático. Por la necesidad de buscar empleo y calidad de vida, crecer pese a las limitaciones estructurales.

Como bases adecuadas a nuestro planteamiento nos encontramos en los últimos años con estudios e informes variados. En 2009 con el estudio denominado “Factores de Crecimiento de las regiones ultra periféricas”; en 2011 con el informe del ex ministro español y ex comisario europeo, Pedro Solbes, sobre “Las RUP en el mercado único y la proyección de la UE en el mundo”; en mayo de 2012 con otro estudio, titulado “Tendencias demográficas y de migración en la RUP: impacto en su cohesión territorial, económica y social”. Finalmente con la Comunicación de la Comisión Europea sobre las RUP de la UE: hacia una asociación en pos de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, de fecha 20 de junio de 2012.

En este último documento observamos la estrategia seguida por la UE para las RUPS, los ejes de la misma así como las propuestas para el futuro disgregando la dimensión interior de la exterior. De la primera sobresalen los sectores emergentes que a su vez se desglosa en tres campos: (i) Investigación e Innovación, (ii) Energía sostenible y (iii) oportunidades marítimas. La matriz de estos tres factores de crecimiento, recursos endógenos, nuevas tecnologías y organización  de los factores de producción puede dar lugar a una mayor competitividad.

 Ciñéndonos al caso de la Energía Renovable nos encontramos que la UE financiará las acciones presentes y futuras destinadas a reducir la dependencia de la energía importada y de los combustibles fósiles en las RUP y a crear fuentes de energías renovables a través de los Fondos Estructurales y de iniciativas como el <<Pacto de las Islas>>. El objetivo perseguido es una mayor autosuficiencia energética y ayudar a la creación de centros de excelencia que contribuyan a reducir las emisiones de CO₂ al menos un 20% al año 2020. En Canarias del petróleo que se importa, un 27 % va destinado a cubrir la demanda eléctrica, el resto al transporte aéreo, marítimo y terrestre. Las energías renovables, eólica y fotovoltaicas, abastecen solamente un 7 % de la electricidad. La Comisión Europea, teniendo en cuenta las sugerencias del Parlamento Europeo (PE) en el campo de la energía, estudiará con las RUP y los estados miembros correspondientes, la mejor manera de financiar la energía renovable y la eficiencia energética en el marco de la política de cohesión para satisfacer las necesidades y capacidades específicas de dichas regiones, en particular las limitaciones por la alta dependencia del exterior en materia energética y el fraccionamiento de los sistemas eléctricos insulares.

En base a todas estas consideraciones sería bueno que desde los ayuntamientos y lo cabildos canarios se eleve al gobierno autónomo de Canarias una petición para definir la mejor manera para financiar la energía renovable. En principio dejando de importar el 27 % del petróleo, denunciando al PE las veleidades jurídicas del gobierno español en materia de reforma del sector eléctrico, presentando recursos de inconstitucionalidad ante la Audiencia nacional y luego reivindicando la adecuación a la realidad canaria de la normativa jurídica que regula el sector eléctrico contenida en la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, en la filosofía de recuperar la seguridad jurídica perdida en los últimos años con la aprobación de los diferentes Reales Decretos que derogaron las reglas de juego eléctrico establecidas, sobre todo las medidas económicas contenidas en el R.D. 661/2007.

De esta manera podremos pasar a la tercera revolución industrial de la mano de las renovables.