Articulos de Isidoro Sánchez

GUÍA DE ISORA

20160317_181643Dentro del ciclo de conferencias organizadas por la Cámara Insular de Aguas de Tenerife  para conmemorar el Día Mundial del Agua, 22 de marzo de 2016, se celebró el pasado día 17 de marzo en la Cooperativa Coagisora situada en el municipio de Guía de Isora,  la primera de las conferencias dentro del ciclo que recorrerá la isla. Isidoro Sánchez García dio comienzo de las mismas hablando de “AGUA Y ENERGÍA”. Se acompaña la disertación que expuso sobre el tema.

Saludos cordiales y agradecimiento por la invitación formulada por la Cámara Insular de Agua de esta isla para estar aquí y hablarles del agua y la energía. Me hubiera gustado también hablarles del sol y del viento. O de las ondas gravitacionales de Einstein o de las ondas electromagnéticas de Nikola Tesla, pero todo se andará.

Guía de Isora es un municipio muy extenso y de mucha altura, y por tanto  con mucha diversidad. Desde el nivel del mar hasta los 2.800 metros.Encajado entre Santiago del Teide, por el norte, el mar Atlántico, por el poniente, Adeje por el sur y con La Orotava, por el este, a través del PN del Teide. Cuenta con una población de unos 20 mil habitantes, con una superficie de unos 143 km²,de los cuales la mitad están protegidos como espacios naturales, en el Parque Nacional del Teide y en la Corona Forestal que lo circunda, tanto las Cumbres del pinar de  Guía como el pinar de Chío y la finca de  Graneritos,  además del paisaje protegido del barranco de Erques y la montaña de Tejina como Monumento Natural. Curiosamente entre los BIC y lugares de interés histórico están el caserío de las Fuentes y la iglesia de nuestra Señora de La Luz. Dos referentes importante del agua y la energía. De siempre me ha gustado el barranco de Niágara, por sus galerías y por su relación con las cataratas de USA y Canadá que tanto tuvieron que ver con la corriente alterna en la etapa de Tesla en el siglo XIX, cuando la luz eléctrica estaba llegando al mundo gracias a los saltos de aguas. Entre otros sitios a Canarias, al barranco del Río y El Electrón en Santa Cruz de La Palma, y a La Orotava y Aguamansa, en Tenerife, con la planta vieja hidroeléctrica de Hacienda Perdida. Casi la totalidad del municipio de Isora está cubierto por mantos de lavas fruto de las diferentes erupciones volcánicas y en particular por la de Chinyero de 1909,  en el vecino municipio de Santiago del Teide.

Guía de Isora y La Orotava siempre han estado unidos, de hecho lindan por el Teide, declarado Parque Nacional en 1954 junto con las Cañadas. Por losvolcanes desde siempre, luego por la sangre y la agricultura, con las familias del Hoyo Solórzano y Ponte de protagonistas, y también por el agua y la energía solar, incluso por la sal en la costa. Ahora por el turismo.

Cuando pasaba algunos veranos con la familia, en la caseta de O.P. en el Llano de Ucanca, allá por los años de 1950, Juan Évora residía en Boca de Tauce, al pie del Pico Viejo,  del lado donde se formaron las Narices del Teide. Había energía pura, volcánica, tanto en las abejas como en los conejos. Desde entonces el recuerdo de nuestra excursiones a las cañadas, con la familia, con la Peña Baeza del Puerto de la Cruz y como director del PN en los años 70. También con el profesor y geólogo Telesforo Bravo,al que le recuerdo subido en una roca del mirador de Pico Viejo, en 1999,  explicando a la asociación Humboldt de España la visita del naturalista alemán doscientos años atrás, en 1799, y su relación con la geología y los volcanes de la erupción de Chahorra.

Antes, la carretera que bajaba a Chío  tenía tres kilómetros y solo se podía ir en mi etapa profesional a las fincas de Fyffes, una empresa británica que tenía más territorio enel sur de Tenerife que la colonia inglesa de Gibraltar. Eran dos parcelas privadas donde hay conejos y perdices, también retamas, escobones y pinos canarios, y algo de agua.  Curiosamente esta gran finca denominada Iserse y Graneritos, con parte en el municipio de Adeje, vivió una historia muy singular por cuanto no fue producto de la  desamortización estatal sino de un largo proceso mercantil hipotecario, privado, histórico, que al final  acabó en manos del Patrimonio Forestal del Estado y del PN del Teide. No obstante los propietarios británicos se reservaron el subsuelo para poder alumbrar aguas subterráneas ybajarlas, en su caso,  hasta la costa para regar plátanos y tomates aunque luego vino el desarrollo turístico. Cerca de estas fincas forestales crecen otros dos montes volcánicos, que están incluidos en el catálogo de utilidad pública y son de titularidad del ayuntamiento isorano: Pinar de Chío  y Pinar de Guía.

Alcalá, Playa San Juan y Abama también está en el recuerdo. Familias del norte de la isla, del valle de La Orotava en particular, siempre apostaron por Guía de Isora. Antes y ahora, entre Santiago del Teide y Adeje. Recuerdo a mi familia en Chirche y en Guía, a mis amigos en Abama y playa de San Juan. Nosotros mismos tenemos apartamentoen Varadero. Otros conocidos apostaron por la agricultura, como los Machado y los Acevedo. También otras familias isleñas, primero de La Gomera y luego de La Palma; por la pesca y los tomates los que venían de la isla colombina y por los  plátanos los de la isla de los benahoritas. Hoy día Guía de Isora es un municipio de agua y energía, sobre todo de horas de sol. De galerías y de pozos, de balsas y desaladoras.

Aripe figura como centro neurálgico del municipio en materia hídrica, su auténtico corazón,  donde se puede escuchar LA SINFONÍA DEL AGUA  que caracteriza esta zona de la isla, por la cantidad de tubos que tiene, de cumbre a mar, y forma parte de un paisaje muy especial.

Hablando de cumbre no puedo dejar de nombrar accidentes en galerías en la cumbre de este municipio, por culpa delos terribles gases que se  llevaron  a algunos amigos. Y como a ellos, en otras galerías y pozos de la isla, buscando aguas subterráneas que alumbrar. Quizás esta reflexión le sirvió a un ingeniero, llegado de la península para trabajar en el mundo oficial de las minas en el archipiélago, y definir el Agua como la sangre de Canarias. Fue un  artículo que me leyó cuando le conocí y le pedí que me lo dejara para publicar en este libro que los hermanos EDIS hemos redactado sobre la historia de LA OROTAVA ENERGÉTICA. Hoy tenemos la satisfacción de presentar en sociedad gracias a la invitación que nos ha formulado la junta directiva de la Cámara Insular de Aguas de Tenerife. Una organización que está interesada en difundir LA CULTURA DEL AGUA en esta Isla. Un recurso cuya gestión  se extiende a los primeros años de la conquista de Tenerife donde inicialmente surgen los Heredamientos para luego dar paso a las Comunidades de Aguas que tanto significó para la sociedad canaria. De agua y energía podríamos seguir hablando para que podamos evocar el esfuerzo de losagricultores a la hora de producir tomates y plátanos, mangos y aguacates, incluso moras y flores. Para el mercado interior y para exportar. Pero hemos tenido mala suerte con el sol y el agua a la hora de aprovechar las energías renovables.

Volviendo a Isora  hay que reconocer que actualmente es fácil llegar a Guia desde el norte por las nuevas autopistas. También bajar desde Boca de Tauce a Chío. Personalmente me gusta visitar Chirche y Aripe, al igual que Acojeja y Vera de Erques. Arriba, en las cañadas, nacenlos barrancos que conforman las principales cuencas hidrográficas del municipio. De norte a sur, entre Santiago y Adeje, con el barranco de San Juan enmedio. Afamados los barrancos de Tágara y Niágara, que  destacan junto a los montes de retamas,  escobones y pinos, y con algunos recuerdos de los guanches. Como los que le gustaba describir a don Luis Diego Cuscoy. Me los imagino con sus cabras pastando por las cumbres y bebiendo leche en sus ancestrales gánigos que habrían elaborado con la greda de la zona y el agua de lluvia, como los que encontré por las cumbres de Guía en la  zona de El Cedro. Me recordaron la cerámica que elaboraba hacía años la señora Guadalupe en El Cercado de Vallehermoso, en el caserío de Chipude, en La Gomera. Asimismo los veo sentados sobre toniques disfrutando del espectáculo que ofrece la contemplación de las islas de la Gomera y La Palma, en primer término, y algo más allá la de El Hierro, desde las cumbres isoranas. Incluso me los imagino en la costa, sentados en El Varadero, asombrados con la puesta de sol en las tardes otoñales, sobre la isla de La Gomera.

En los años 20 del siglo XX el pintor Martin González, natural de Guía, al igual que muchos otros canarios, marcharon a las Américas en busca de un mundo mejor. Eligió Cuba y dejó en su Tierra Canaria la historia dela emigración canaria al Caribe. Regresó en  1932, se afincó en la capital de la isla en 1942 y le gustaba subir alas Cañadas. Con Juan Évora se acercaba hasta los Azulejos para pintar el monumental Teide y sus retamas. Por entonces se abrió la galería en el barranco del Riachuelo canalizando las aguas hacia Adeje. En el camino de dejaron tomas de agua en el cruce de Boca de Tauce y cerca de la casa  donde se alojaba como peón caminero Juan Évora, quien legó su nombre y su rostro para la historia humana del Parque Nacional del Teide. Era un hombre que le gustaba la miel y el queso de sus cinco cabras.

De Cuba vino también por esa época, en 1947, la escritora cubana, Dulce María Loynaz, con su marido de Arico, Pablo Álvarez de Cañas. Por sus versos sobre el agua la calificaron en su isla natal como LA POETISA DEL AGUA. Dulce María se alojó en varias ocasiones en el Puerto dela Cruz y su ayuntamiento la nominó Hija Adoptiva en 1951.  El primer año que visitó las islas Canarias, en 1947,  recorrió Tenerife de norte a sur, y pasó por Guía de Isora donde pernoctó. Lo contó en la novela de viajes que editó en 1958 y tituló Un verano en Tenerife. Escribió del sur y de Guía de Isora en particular: [Es el primer pueblo vivo después de atravesar aquel vasto osario de montes calcinados. (Se refería a las lavas procedentes de ala erupción del Chinyero en 1909). Aunque asentado en pura roca, me pareció el pueblo un poema de gracia y de frescura, un coágulo de gotas de rocío. Su nombre, parecido al de una flor, no se me olvidará nunca, y él mismo recordaba también los cándidos corimbos de la ICSORA, con sus casitas albeadas en redondel junto a la mínima plazuela.]

De su pernoctación en este pueblo de Guía escribió que pocas veces había conocido la tierna sensación de encontrar un refugio. Tomó un café con leche que era hidromiel, pura ambrosía de los dioses. Se durmió escuchando la musiquita dominical de la retreta, como arrullada por un coro de ángeles.

Por entonces el marco jurídico de las aguas en Canarias residía en la Ley estatal de 1956,  modificada en 1985, hasta que tuvo su propia Ley de Aguas. Primero en 1987 y a los pocos años fue modificada por la Ley de 1990, actualmente en vigor.

Con los años me doy cuenta de la globalización de Canarias y de su proyección internacional. Primero con la aprobación de una Constitución  en 1978 donde se articula la organización territorial del estado en CC.AA., y se transfieren competencias, entre otras el agua. Se aprueba el EAC y después de varios movimientos pendulares se apruebala Ley territorial en Canarias en materia de agua, la ley 12 de 1990, tras unos años de polémica en materia hidrológica. Se mantienen las figuras de los Heredamientos y las Comunidades de Aguas. Los primeros, nacidos en los siglos XVIII y XIX después de repartir las aguas en el siglo XVI, y las Comunidades se constituyen a partir del XIX para buscar aguas, alumbrándolas en galerías, primero, ya que se habían agotado los nacientes, y en pozos después. Irrumpen los Consejos Insulares de Agua y además de la agricultura se consolida el turismo. El agua sigue siendo indispensable para la vida y el desarrollo de las islas. También su transporte y su desalación. En cantidad y en calidad.

Según reza en el Preámbulo de la Ley de Aguas de Canarias, la 12 del año 1990, el agua es un recurso natural escaso y valioso, indispensable para la vida y para la mayoría de las actividades económicas. Constituye, junto con el suelo, uno de los elementos básicos para el desarrollo social y económico del archipiélago. Su escasez junto a otras peculiaridades derivadas de la configuración orográfica del territorio insular, permite entender que la Comunidad Autónoma de Canarias haya asumido competencia legislativa de ejecución en materia de aguas. Para ello se basó jurídicamente en el Estatuto de Autonomía de Canarias  de 1982, y en otra Ley Orgánica del mismo año, la de Transferencias Complementarias a Canarias (LOTRACA). Junto a estas dos bases jurídicas conviene recordar las especiales circunstancias que rodean a las aguas canarias en lo referente a su titularidad a raíz de la incorporación de Canarias a la corona de Castilla en el siglo XVI. Estas singularidades se conectan al principio, con los modos en que se procedió al reparto de las aguas tras la conquista, y su vinculación posterior con la intensa participación de la iniciativa privada en las actividades de alumbramiento, explotación y distribución de las aguas. Tales razones, unidas a una cierta mitificación de las principales agrupaciones hídricas que tradicionalmente han operado en Canarias,  como los Heredamientos y las Comunidades de Aguas, ha dado a que se otorgue carta de naturaleza a un derecho  de aguas, especial canario, donde se mezcla lo administrativo con lo civil, con gran peso del carácter privado de las aguas. Al menos hasta mitad del siglo XX cuando se organizó el seminario de derecho administrativo en la Universidad de La Laguna (ULL) dirigido por el profesor Alejandro Nieto. Se abrió una nueva perspectiva sobre el régimen de las aguas en el archipiélago canario poniendo en tela de juicio la titularidad privada del recurso agua. Fue por los años 60 cuando intervinieron instituciones como el ayuntamiento de La Orotava, Cabildo de El Hierro, Cámara Agraria Provincial, Mancomunidad provincial entre otras instituciones, para apoyar las peculiaridades del régimen jurídico de las aguas canarias en la Ley estatal de 1985, -que había sustituido a la Ley estatal de diciembre de 1956-, hasta que Canarias tuviese su propia legislación de aguas.

La adhesión de Canarias a las Comunidades Europeas, a partirde 1986, cambió la vida de nuestras gentes y nuestras empresas en relación con el mundo. En lo social, económico y turístico.De la peseta se cambió al euro, de las leyes ordinarias a las directivas y reglamentos comunitarios. Los bancos participan en el mundo financiero. Se planifican balsas para almacenar aguas y se diseñan canales, carreteras y autopistas para unir el norte y el sur de las islas, sobre todo en Tenerife. La cohesión social se hace imprescindible como también el agua en cada uno de las comarcas correspondientes a los antiguos menceyatos. Hasta las aguas residuales se llevan de un punto a otro. Incluso se desalan las aguas más próximas al mar pero hace falta energía.  Se produce una auténtica revolución en el mundo hidrológico. Algunas instituciones se acuerdan de la Cultura del Agua y señalan a los agricultores que emigraron a las repúblicas americanas como referentes de la cultura del riego. Sabían perfectamente lo que costaba una pipa de agua, y eso que no había REF ni fiscalidad en la producción de  aguas. Surgen también las energías con fuentes renovables a partir de los años primeros del siglo XXI.

Volviendo de nuevo a la señora Loynaz diremos que escribió también en su libro de viajes a Tenerife un capítulo, el XV, sobre EL CAMPESINO CANARIO,que viene como anillo al dedo para esta charla sobre el  AGUA y la ENERGÍA. Habla de la sorpresa que se llevó cuando contempló las plataneras sostenidas en andenes con muros de piedra, razón por la cual preguntó porqué se defendían como si fueran fortalezas. Continuó su retahíla literaria demandando información acerca de los precios de los plátanos y de los rendimientos de las fincas, delos costes y delos beneficios, de los propietarios y delos trabajadores, que les parecía dejaban “el cuerpo y el alma” en la explotación de las fincas aunque a ella no le decían mucho las cifras sino la energía y el agua que ponían los canarios en defender los plátanos. Estamos hablando de los años 50 del siglo pasado. Se refirió también alas sorribas y  al arte de envasar los plátanos, que le llamó mucho la atención. Pero lo más que le sorprendió fue que el hombre del campo, además de saber cómo están colocadas las estrellas en el cielo, no tenía prisa. Con sus amigos trató de la historia del agua, de las lluvias y los vientos. Hoy día hubiera abierto una página web y crearía su blog.

[Por eso le gustaba mirar las huertas para aprender una sabiduría que no estaba en los libros y unas virtudes que bien les serviría a los cubanos para cultivar sus vidas. Le cuentan también que el agua para las fincas hay que inventarla. Descubre entonces que todo el mundo sabe que el agua está guardada, fresca y borbotante dentro de los suelos volcánicos, y la cuestión es dar con ella. Allá van picos y palas tras el risco, o mejor dicho, tras el agua escondida que se evade, que juega con el hombre, que cobra de pronto un espíritu travieso, escurridizo…y es a su vez el hombre quien tiene que hacerse diestro  y hasta un poco zahorí para adivinar la presencia húmeda, olfatearla, más bien a muchos metros de distancia. Y ahí mismo empieza aperseguir la vena, el sorprenderla, no dejarla escapar, acorralarla…

Trabajos de taladros y de minas, tanteos de barrenos muy prudentes para no cegar el ojo que mana dentro sus preciosas lágrimas; perforadoras lentas en la pared de la montaña tras la que se supone estará el manantial…Toda una preciosa y laboriosa cacería del codiciado líquido que duerme en sus milenarias grutas sin haber visto jamás la luz del sol. Días, semanas, meses, abriendo galerías en la piedra, sudando en la oscuridad, desmigajando el cerro avaro de su bien, para no hallar nada tantas veces…pero ¡ay!, side pronto salta el agua cantarina, si nos emboca un chorro en plena cara, si nos tumba de espaldas con su ímpetu…¡¡Qué jubilo de hombres jadeantes, qué fiesta para el pueblo, qué tesoro…!

No hay embriaguez de vino comparable a esta embriaguez del agua pura, estrenada, conquistada virilmente.

Dueño del agua, el hombre es dueño del mundo; levanta casa nueva,  busca mujer guapa, o, si la tiene, cásase enseguida con la novia mustia de esperar.

Ya luego todo es fácil, o lo es casi. El hombre ha superado su destino. La tierra entonces se le muestra mimosa y hasta coqueta.

Cantando y retozando por canales y atarjeas va el agua cuesta abajo a engrosar los estanques o albercas, almacenes de agua para el futuro.

Ya empezarán los pleitos por su abastecimiento: que si uno abrió una toma clandestina, que si otro la secuestró por el camino…¡ Y el entintar papeles de juzgado y las riñas al pie del caño nuevo¡]

La poetisa del agua trata del agua en diferentes situaciones, cuando llueve en los inviernos y debería recogerse en depósitos, o cuando se deposita por las noches en las zahorras, -limaduras del volcán-, y la humedad se apresura a abrir la simiente en los camellones. Incluso llegó a describir la lluvia horizontal en El Hierro, con el Garoé como ejemplo mundial en los siglos XV al XVII.

Sabe que el campesino canario espía los nublados invernales  pero el hombre isleño tiene que trabajar y eso es lo que quiere la tierra; una hembra esquiva que sólo después que se la ha ganado se entrega plenamente, lo regala de frutas, de hortalizas, de pastizales y de espigas. Pero lo da porque reconoce que el hombre sufrió antes sobre ella. Pecho con pecho.

Continúa escribiendo y apunta:

[Cuando se va por esas carreteras que se prenden a una arista del acantilado, en un repliegue de la cordillera empiezan a surgir unas tras otras montañas trabajadas casi hasta la cúspide de mosaicos de verdes y oros. Son las parcelas de sembrados, las tablas de tomates y de papas, las puntas del maíz que van labrando los campesinos en las laderas de los montes.]

La autora cubana termina el capítulo refiriéndose: … [a la búsqueda de plantas que no son muy exigentes en aguas, vista la situación delos regadíos. Le dicen que la semilla favorita es el tomate que se conforma con muy poca agua y aun procura el calor de aquellos lares; pero si la montaña volcánica, con su nieve, echa una bocanada fría sobre él, se nos muere el tomate entre las manos. La papa no muere tan fácilmente pero es que el mismo sur, como viejo regañón a nieta predilecta, le procura especial regalamiento.

Y por eso en las socavaduras de sus riscos se encuentra como una espuma de lava que llaman jable, la cual sirve al tubérculo para desarrollarse en medios templados; es como un toldo que se le echa encima para protegerlo del sol]

Años más tarde, en 1992, a Dulce María la distinguieron como Premio Cervantes por su obra literaria.

En 1960,Alfonso García Ramos, excelente periodista lagunero, consejero que fue del Cabildo de Tenerife, escribió también un libro sobre el Agua que tituló GUAD, en homenaje a los guanches, por lo que significaba en su lengua el líquido elemento. Hizo referencia al trabajo de los mineros de aguas en una  galería del sur de la isla de Tenerife a la que le puso un nombre ficticio. Precisamente en el mes de abril, el jueves 7, vamos a llevar a cabo en el ayuntamiento de La Orotava un reconocimiento a los mineros del agua con ocasión del Día Internacional del Agua y de los Bosques, en el que intervendrán algunos de ellos, así como ingenieros de minas y de aguas.

En el libro de Los  4 Parques nacionales de CANARIAS que redacté hace poco tiempo para la promoción turística del archipiélago figura el Teide. Entre sus propietarios sobresale el ayuntamiento de Guía de Isora, por lo que aproveché una vuelta a la isla que hizo en 1968,el escritor y político gomero Pedro García Cabrera, nacido en Vallehermoso, al pie de Garajonay, para dar a conocer  algunos versos que retrata la naturaleza volcánica de este municipio de Guía de Isora:

A ESTOS PARAJES QUE SUFREN EL MAL DE OJO DE LOS DIOSES,

LOS HUMANIZA EL TRABAJO DE CURANDERO DE HOMBRES.

LLEGAN DE ATRÁS, DE MUY LEJOS, DE CASI LOS MITOS,

DONDE PERDIÓ EL FUEGO SUS ZAPATOS

Y DIO EL INFIERNO SUS VOCES.

Para entender la importancia del agua en Canarias hay que acudir principalmente  a la experiencia de los agricultores de cada isla. Son los más interesados. Ahora, también el sector turístico, y de siempre los ayuntamientos para el abasto público a los ciudadanos del municipio.Se han realizado serios trabajos por gente experta pero últimamente me ha llamado la atención un libro publicado hace tres años sobre LAS AGUAS DE TENERIFE. Fue escrito por don Constancio Zamora Moreno y trata de Tenerife y sus galerías, sus pozos y sus canales, sus presas y depósitos, sus fuentes y las desalinizadoras. Me imagino que con datos tomados obviamente del Consejo Insular de Aguas y de la Cámara de Aguas de la isla. Don Constancio es un andaluz, de tierras donde crece el olivo, afincado en Cataluña durante mucho tiempo y parece que le gustó Tenerife, ya que en los últimos años se quedó por la isla. Es autor de libros, fue concejal,  historiador y un estudioso de la cultura del agua. Para el municipio de Guía de Isora contabilizó, en su trabajo de 2010, un total de  51 galerías, de las cuales 30 son activas.  Los  pozos contabilizados fueron  27 con 12 de ellos activos. También una desaladora en Aripe y otra  para Fonsalía, en proyecto entonces, además de una balsa en el Lomo del Balo.

Antes de finalizar no puedo dejar de citar la íntima relación que ha existido en Canarias entre Agua y Energía. Tenemos los casos de El Hierro, La Palma y Tenerife, a lo largo de varios siglos. Con el árbol  Garoé en la isla de los bimbaches, en el siglo XV, todo un referente mundial de la lluvia horizontal, y su aplicación  en el siglo XXI con la central hidroeólica de la Gorona del Viento. Con la planta hidroeléctrica de El Electrón en el barranco del Río de la isla bonita, a finales del siglo XIX, así como en La Orotava con las aguas de los nacientes que bajaban desde la cuenca hidrográfica de Aguamansa hasta la Villa para mover una sierra, una docena de molinos, regar las fincas agrícolas, el jardín botánico en el Puerto de la Cruz y generar electricidad en 1894, por una iniciativa privada en la Planta Vieja y luego por el servicio municipal en La Abejera, hasta 1974, con aguas de galerías abiertas en los montes del valle de Taoro. Lo podrán comprobar a continuación con este documental de los hermanos EDIS que preparamos para recordar el 1 de diciembre de 2014 los 120 años de la inauguración del alumbrado en La Orotava y del hotel Taoro del Puerto de la Cruz.Como hice en noviembre pasado cuando fui al Perú tras las huellas del agua con el amigo hispano peruano Manuel Méndez que vamos a ofrecer pronto en unas exposiciones a celebrar en las próximas semanas, en La Orotava y Puerto de la Cruz.