Artículo de Isidoro Sánchez

2018. AÑO EUROPEO DEL PATRIMONIO CULTURAL

Aimé Bonpland

Aimé Bonpland

Alejandro de Humboldt

Alejandro de Humboldt

Cuando redactaba el libro HUMBOLDT. DE BERLÍN A BERLÍN. POR EL TEIDE Y EL CHIMBORAZO, decidí presentarlo en sociedad en junio de 2018, por ser junio un mes que recuerda la visita y estancia de Humboldt y Bonpland en Tenerife, hace 219 años, en 1799. Además por ser 2018 un año muy especial para el mundo cultural europeo, en particular para Canarias, ya que en febrero de 2018 se cumplirían 260 años del nacimiento del polifacético ingeniero europeo, Agustín de Betancourt y Molina, en el Puerto de la Cruz (Tenerife), en las Islas Canarias.

            Vista la Decisión 2017/ 864, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2017, relativo a un AÑO EUROPEO DEL PATRIMONIO CULTURAL (2018), y teniendo en cuenta, entre otras consideraciones sobre el Patrimonio Cultural Europeo, la Agenda de la ONU para el Desarrollo Sostenible que presenta la ciudadanía mundial, la diversidad cultural y el dialogo intercultural como principios globales del desarrollo sostenible, nos pareció interesante aprovechar la Decisión aprobada para recordar las consideraciones 6, 12, 20 y 21:

6.- El Patrimonio Cultural es un elemento fundamental de la Agenda Europea para la Cultura y contribuye a la consecución de sus objetivos, que son la promoción de la diversidad cultural y el diálogo intercultural, la promoción de la cultura como catalizador de la creatividad y la promoción de la cultura como elemento vital en las relaciones internacionales de la Unión Europea.

12.- El papel del Patrimonio Cultural se reconoce también en la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible ya que entiende que todas las culturas y civilizaciones pueden contribuir al desarrollo sostenible y son facilitadores esenciales de él.

20.- La declaración del Año Europeo del Patrimonio Cultural es una forma eficaz de concienciar al público, difundir información sobre nuevas prácticas, promover el debate político, la investigación y la innovación, y mejorar la recogida y el análisis de pruebas cualitativas y datos cuantitativos sobre el impacto social y económico del patrimonio cultural.

21.- El Patrimonio Cultural es también un campo de intervención en varios programas de las relaciones exteriores, tal como apunta la Comisión Europea en su comunicación titulada: “Hacia una estrategia de la Unión europea para las relaciones culturales internacionales”.

            También la Decisión nos ayudará a recordar sus Objetivos como fomentar el intercambio y la valoración del patrimonio cultural de Europa como recurso compartido, sensibilizar acerca de la historia y los valores comunes, así como reforzar el sentimiento de pertenencia a un espacio europeo común. Por su parte el artículo 2 se dedica a definir los objetivos generales y específicos del Año Europeo, mientras que el artículo 3 contempla el contenido de las medidas que se tomarán para lograr los objetivos, destacando las actividades a realizar en las diferentes escalas vinculadas a los mismos. Entre otras sobresalen la a).- Iniciativas y acontecimientos para promover el debate y sensibilizar al público acerca de la importancia y el valor del patrimonio cultural y facilitar la colaboración con los ciudadanos y partes implicadas; la b).-Campañas de información, exposiciones, educación y sensibilización para transmitir valores como la diversidad y el diálogo intercultural; la c).- Puesta en común de experiencias y buenas prácticas por parte de las administraciones nacionales, regionales y locales y de otras organizaciones así como la difusión del patrimonio cultural; la d).- Realización de estudios y actividades de investigación e innovación y difusión de los resultados; y la e).- Promoción de proyectos y redes vinculados con el Año Europeo, incluso a través de los medios de comunicación y redes sociales.

Agustín de Betancourt Molina y Castro

Agustín de Betancourt Molina y Castro

Para el caso de Canarias hemos pensado en destacar para 2018 dos figuras relevantes de la Ilustración europea, que se conocieron en Madrid en los primeros meses de 1799 cuando buscaban retos importantes pero diferentes:

  • Don Agustín de Betancourt Molina y Castro, ingeniero canario, natural del Puerto de Orotava (Tenerife), nacido en 1758, después de recorrer y trabajar en España, Francia e Inglaterra; fue contratado por el zar de Rusia, Alejandro I entre 1808 y 1824; fundó la Escuela de Vías y Comunicaciones de San Petersburgo, y planificó entre otras actividades de ingeniería la ordenación urbanística de la ciudad de Nizny Novgorod, a orillas del río Volga. Falleció en San Petersburgo en 1824.
  • Don Alejandro de Humboldt, prolífico naturalista prusiano, nacido en Berlín en 1769, fue protagonista del Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente (1799-1804), incluido el archipiélago de Canarias, al comienzo de su largo viaje, así como del periplo por Rusia Mongolia y China en 1829, contratado por el zar ruso Nicolás I. Falleció en Berlín en 1859 después de escribir COSMOS.

            Ambos personajes dignificaron a Canarias, España y Europa con sus actividades culturales. Ahora se lo agradecemos recordándoles  siglos más tarde, en 2018, el año europeo del Patrimonio Cultural.