Hydro – Orotava » CONVERSANDO SOBRE EL AGUA DE TAORO

CONVERSANDO SOBRE EL AGUA DE TAORO

Imagen de www.altonivel.com.mx

Imagen de www.altonivel.com.mx

Al Nobel y diplomático mexicano Octavio Paz le gustaba escribir prosa y poesía, sobre todo después de conocer en Japón la técnica de los haikus, esas estrofas de tres versos con 17 sílabas repartidas en fila, de 5-7-5. Era un personaje al que le gustaba limitar el pensamiento a la sensatez poética, a la cordura intelectual.  Le gustaba mucho escribir sobre el agua, ya que  en su opinión habla sin cesar y nunca se repite. Recomienda en su obra Bajo tu clara sombra mirar el poder del mundo, el poder del polvo, el poder del agua.Eso fue lo que hicimos online los hermanos EDIS hace poco tiempo después de haber escrito “La Orotava energética”, un libro que habla de nuestra Villa natal y de la aplicación eléctrica de las aguas nacidas en los montes del valle  particularmente en la cuenca de Aguamansa, donde se medían y repartían las proporciones de los caudales de los nacientes y las galerías en las Casas del Agua. Sentíamos que era conveniente profundizar en el poder del agua, como bien escribió Octavio Paz, en las aplicaciones históricas de las mismas. Desde el principio de la conquista hasta la actualidad. Por eso, nuestro interés en conversar sobre este líquido elemento que tenemos en nuestro entorno, en La Orotava, en el Puerto de la Cruz, en Los Realejos, en el valle de Taoro, donde hay tantos recuerdos y tantos hidrónimos que merecen un tratamiento audiovisual.Desde el Teide hasta la costa Atlántica, entre Tigaiga y Tamaide. Una visión cósmica, terrestre y subterránea del Taoro guanche que nos permita conocer los diferentes usos que han tenido las aguas a lo largo de estos cinco siglos, y saber ponderar cuál va ser el futuro en la materia. Son los casos de la aplicación de las aguas a la hora de abastecer los pueblos,  de regar las fincas, transportarlas mediante acequias, canales y tuberías; patear la ruta de los molinos, recordar las centrales hidroeléctricas, el suministro eléctrico al Puerto de la Cruz y Los Realejos, al hotel Taoro del siglo XIX, a la finca de  Gordejuela y al pozo de las Tapias, en el siglo XX; conocer el plan de regadíos del gobierno de Canarias, valorar las aguas embotelladas para consumo humano,  las energías renovables y el plan hidrológico en el valle de Taoro. Para ello sería bueno hablar con el Cabildo de la isla, con el Consejo Insular de Aguas (CIATF), con la Cámara Insular de Aguas, con los ayuntamientos afectados, con las empresas de agua, con las comunidades, con los ciudadanos en general para conocer su opinión al respecto. Entiendo que es una buena manera de conocer el diagnóstico que se vive en unos momentos de relativa incertidumbre cara a la cultura del agua.