Hydro – Orotava » EL EMBRUJO CANARIO EN RUSIA: AGUA FONTEIDE

EL EMBRUJO CANARIO EN RUSIA: AGUA FONTEIDE

Francisco de Miranda

Francisco de Miranda

 Entre Canarias y Rusia hay ciertas relaciones que no debemos olvidar,todas ellas situadas en el ámbito temporal de la Ilustración europea del siglo XVIII. Se debe a personajes inmersos en el mundo de la política, de la ciencia y de la naturaleza que juntos adquieren un embrujo muy especial a través de la ciudad báltica de San Petersburgo.

El primero de ellos se refiere a la figura de Francisco de Miranda, natural de Venezuela e hijo de un canario nacido en el valle de Taoro, en el Puerto de La Orotava, donde también nació unos años más tarde, en 1758, el ínclito ingeniero Agustín de Betancourt. La ciudad portuaria canaria conoció en 1799 la presencia del naturalista prusiano Alejandro de Humboldt, cuando vino a Tenerife para subir al Pico del Teide, uno de los volcanes más famosos de la región macaronésica  euroafricana.

Miranda vino a Europa en busca de apoyos constitucionales para zafarse de la España imperial y conseguir la independencia para la futura república de Venezuela. Se acercó, entre otros países europeos, a Rusia y conoció a la zarina Catalina la Grande, en la bella  Puskin.

Agustín de Betancourt

Agustín de Betancourt

Curiosamente en años posteriores el ingeniero Betancourt proyectó en dicha ciudad un abastecimiento de aguas, ya que el técnico canario había sido contratado por el zar Alejandro I para trabajar en Rusia. Estableció su residencia en San Petersburgo, la capital rusa donde fundó la Escuela universitaria de vías y comunicaciones,realizando una serie de proyectos en diversas ciudades rusas como Moscú y Nizny Novgorod. José  de Betancourt, hermano mayor de Agustín, fue arquitecto y alcalde constitucional de La Orotava, y reivindicó en 1824 el carácter público de las aguas nacidas en los montes del municipio.

Alexander Von Humboldt

Alexander Von Humboldt

Alejandro de Humboldt visitó Canarias en el verano de 1799 cuando su viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente. Conoció los pisos de vegetación que caracterizaban las laderas del valle de La Orotava, entre el nivel del mar, océano Atlántico, y el Pico del Teide, 3717 metros. Siguió para América y al regreso a Europa  fue contratado por el zar de Rusia en 1828 para que le informara de las potencialidades mineras de los Urales y de los territorios del lado asiático.

Con todo ello venimos a confirmar la importancia que ha supuesto para la historia del binomio Rusia-Canarias la presencia de estos tres personajes, Miranda-Betancourt-Humboldt, íntimamente relacionados con el valle de Taoro, en la isla canaria de Tenerife. En sus entrañas se almacena las aguas de las nieves y de las lluvias, la vertical y la  horizontal, que se infiltran a través de los suelos volcánicos del Parque Nacional del Teide y de la Corona Forestal de la isla.Las que se alumbran mediante la galería“El Mundo”han sido declaradas como mineral natural y se embotellandesde 1996 con la marca FONTEIDE. Uno de los manantiales se denomina Humboldt y el secreto de su calidad es la naturaleza volcánica.

Actualmente el turismo acerca a Canarias y Rusia, y la naturaleza y la cultura sirven de excusa para que los pueblos se conozcan. FONTEIDE con su agua mineral natural puede contribuir a ello.Al menos para el embrujo canario en Rusia.

Isidoro Sánchez García, Ingeniero de montes

Director del Parque Nacional del Teide (1974-1980)

Orden de Francisco de Miranda, de 1ª clase (Venezuela)

Vicepresidente de la Asociación Cultural Humboldt (Canarias)