Hydro – Orotava » LA OROTAVA ENERGÉTICA EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

LA OROTAVA ENERGÉTICA EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

2 (3)Es público y notorio que estamos asistiendo a unos momentos singulares de la historia de la humanidad en lo que a producción de energía se refiere, en particular a la eléctrica. En España están de moda las instalaciones de producción de energía eléctrica con tecnologías que aprovechan energías primarias renovables, cogeneración y residuos. En unos momentos que son convulsos por la competitividad generada por mor de los combustibles convencionales como el petróleo, gas y carbón y de las fuentes renovables como el agua, el sol, el viento y la biomasa. Canarias no se queda atrás a la hora de contemplar el mix energético que le caracteriza, a pesar de ser Comunidad Autónoma singular y región ultraperiférica (RUP) de la Unión Europea (UE) por su aislamiento, lejanía e insularidad, así como por su alta dependencia del exterior y del coste del transporte de productos y personas.

En materia energética los ingenieros de montes tenemos algo que decir aunque ya nuestro Decano Presidente del Colegio y  de la Asociación de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo Jiménez, lo apuntó en la carta que publicó en MONTES, la Revista Forestal de los últimos trimestres de 2014.Recordaba la importancia que los compañeros ingenieros forestales de antaño daban a la comunicación de los asuntos relacionados con los montes. Personalmente lo aprendí de un biólogo austríaco, Herber Frank, quien en los años 80 del siglo pasado se estableció en la isla canaria de El Hierro, donde el Meridiano Cero se fijó tiempo ha. Me pidió a través del compañero biólogo forestal, Antonio Machado, que le enseñara los trabajos hidrológicos que estábamos haciendo entonces en el monte herreño, con la aplicación técnica del fenómeno de la captación del agua de nieblas de Árbol Sagrado de los aborígenes bimbaches, el GAROÉ, de la mano del sobreguarda forestal Zósimo Hernández, Premio Canarias de Medio Ambiente. Cuando terminó de conocerlos me recomendó que los divulgara y así lo hice. Ello me permitió ganar el Premio Nacional Forestal “El Bosque y el Agua en la isla de El Hierro” en la fiesta de octubre de 1982, del patrono forestal, San Francisco de Asís, y onomástica  de mi esposa Paca y de mi hijo Fran. Con el metálico recibido pude invitarla a Balí (Indonesia), donde se celebraba el Congreso Mundial de Parques Nacionales. Comenzó un mundo de relaciones con los compañeros forestales de INPARQUES de Venezuela y del Servicio de Parques Nacionales de Portugal.

 En su mensaje epistolar Carlos del Álamo nos reordó que la ingeniería de montes es una ingeniería que conceptualmente maneja la energía, la del sol y la del agua. La primera lo hace en base a su ordenación y aprovechamiento en las distintas formas de biomasa, unas veces como leñas, en otras como madera, también en pastos y energía renovable; y el agua lo hace y manifiesta en la lucha contra la erosión y la desertificación sin olvidar también la hidroelectricidad.

Eso lo pude constatar durante muchos años de mi vida profesional en las distintas islas en las que tuve la suerte de trabajar,  desde el mar hasta el cielo, sobre todo en La Gomera y en Tenerife, con Garajonay y el Teide como referentes naturales, emblemáticos Sitios del Patrimonio Mundial, sin olvidar la isla de El Hierro, con sus lagartos, pinos y sabinas y el mítico Garoé. De Tenerife, mi isla natal, no puedo dejar de citar los montes de mi pueblo, La Orotava. Están ubicados entre los 1.000 y 1.500 metros. Son “Mamio, Leres y Monteverde” y por encima de la cota de los 1.500 metros las “Cumbres de La Orotava”, hasta alcanzar la plataforma de las Cañadas donde se alza el volcán Teide. En estos dos montes que abrigan el valle de Taoro, al pie del Teide, fueron famosos los nacientes de aguas que propiciaron la conformación del Heredamiento de Agua o Dula y la Empresa o Sindicatos de Aguas en los años de la Desamortización general. Sirvieron para generar energía al aprovechar desde finales del siglo XIX las aguas que bajaban en canales desde cotas superiores a los mil metros  hasta los Molinos de Gofio en la Villa de La Orotava, a unos 300-400 metros de altitud.  Primero en 1894 con la planta vieja de Hacienda Perdida, promoción privada, y un salto forzado de más de cien metros; luego, en 1935, en la planta municipal  de La Abejera, con un salto superior a los 400 metros. El agua generó con su salto energético, en ambos casos y etapas, la electricidad suficiente para alumbrar puntualmente La Orotava y su valle. Este legado histórico  confirma la importancia del triángulo Montes-Agua-Electricidad, del que habla nuestro decano y presidente. Por esta razón los hermanos EDIS, mi hermano Eduardo y un servidor, presentamos en el Ayuntamiento de la Villa el pasado 1 de diciembre de 2014, a los 120 años del alumbrado por electricidad, un documental DE AGUAMANSA A LA CRUZ VERDE, con drones incluidos en la toma de imágenes forestales,  y un libro que trata de estas cuestiones titulado LA OROTAVA ENERGÉTICA. Obviamente el Colegio Oficial de Ingenieros de Montes de Canarias que preside el compañero Juan Carlos Santamarta, profesor universitario en La Laguna,  apoyó oficialmente este trabajo por el cúmulo de circunstancias que estaban orientadas hacia el ámbito forestal. En colaboración con el Archivo Municipal de La Orotava (AMLO), que diseñó y elaboró una exposición adhoc , los hermanos EDIS hemos comisariado la exposición monográfica AGUAS Y LUCES PARA LA VILLA que puede servir de referente para conocer más y mejor la historia hidroeléctrica de la Villa, de Tenerife y de Canarias. En ese mismo sentido para sentar las bases de los futuros expedientes de las infraestructuras hidroeléctricas como Bienes de Interés Cultural asociados al BIC actual de Los Molinos de Agua de La Orotava, al igual que fundamento del futuro Museo de la Electricidad. Para estos dos últimos casos contaremos con la colaboración técnica de la Universidad Europea de Canarias (UEC), establecida en La Orotava, así como del CICOP para el caso específico de los BIC.

Especial mención tengo que hacer a dos ingenieros de montes, al profesor de Botánica de nuestra ETSIMO, don Luis Ceballos, y a Francisco Ortuño,  por su magisterio forestal. Además de ser los coautores del libro VEGETACIÓN Y FLORA FORESTAL DE LAS CANARIAS OCCIDENTALES Introdujeron la figura de los Consorcios Forestales y fueron estos montes de La Orotava los primeros en conocer las repoblaciones forestales que se iniciaron en Canarias con el ayuntamiento de La Orotava, a petición del ciudadano Rafael Machado Llarena, consejero del Cabildo de Tenerife y dirigente de la Empresa de Aguas de La Orotava. Tenía claro el binomio Monte-Agua y además era familiar del ínclito Conde del Valle de Salazar, don Esteban Salazar y Cólogan, natural de nuestra Villa orotavense y destacado mecenas forestal español. También debo referirme a los ingenieros Leoncio Oramas y José Miguel González, responsables técnicos en etapas diferentes, del Distrito Forestal y del Patrimonio Forestal del estado (PFE), respectivamente.

Recientemente y como consecuencia de la presentación al Parlamento de Canarias del informe redactado sobre TRANSICIÓN DE CANARIAS HACIA LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO, por el profesor Francisco Rubio Royo, ex rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y por el economista José Sánchez Ruano, por encargo del Centro Atlántico para el Pensamiento Estratégico (CAPTE), pude enviarle a los responsables del mismo tres enmiendas al respecto, para su incorporación, si hubiera lugar. Una era de tipo cultural y las otras dos de ámbito natural. Venía a decirles en una de ellas la importancia de incluir en la Formación No Universitaria la Dinamización del Mundo Rural de Canarias, y en otra la creación de un Parque Tecnológico de la Naturaleza, en el paraje de Aguamansa (La Orotava), derivada de sus valores naturales y culturales. Ambas cuestiones, serían incluidas, en su caso, en el marco de un nuevo Programa de Desarrollo Rural Sostenible para Canarias (PDRS) que contemplase un Plan de Zona Rural para esta zona tan especial del valle de Taoro, Aguamansa, en La Orotava, todo ella Fuente de Inspiración Energética.  Así lo señalamos los hermanos EDIS en el capítulo de Conclusiones de nuestro libro LA OROTAVA ENERGÉTICA que presentamos en sociedad el 1 de  diciembre de 2014, en el salón noble del Ayuntamiento de La Orotava, a los 120 años de la inauguración del alumbrado público con luz eléctrica en la isla de Tenerife, en una planta hidroeléctrica con turbina Pelton que se instaló en Hacienda Perdida, término municipal de La Orotava, en el año de 1894, promovida por Ricardo Ruiz Aguilar y luego por la Sociedad Eléctrica de Orotava (SEO) que constituyó a tales efectos. Luego se continuó con la municipalización del servicio eléctrico  en 1931 en la planta de La Abejera hasta su adquisición por Unelco-Endesa en subasta pública.

De la zona de Aguamansa cabe destacar la existencia de dos montes públicos del municipio de La Orotava, aun cuando en el caso de “Cumbres de La Orotava” hay que matizar algunos aspectos. En ellos sobresalen en la cumbre infraestructuras relacionadas con las TIC, como son el observatorio meteorológico de Izaña y el centro de radio televisión española, así como el Observatorio del Teide dependiente del Instituto de astrofísica de Canarias (IAC), relacionado con el conocimiento científico. También la charnela geológica que supuso la cumbre de Pedro Gil y sirvió de base al profesor y geólogo Telesforo Bravo, para constatar su tesis sobre los deslizamientos gravitaciones que generaron los valles de La Orotava y Güimar. Ya en la parte baja de las laderas, del lado norte, los nacientes entre los barrancos de la Madre del Agua y de la Arena, así como Los Órganos, el Garoé tinerfeño, además de las Casas del Agua, galerías, tanquillas, canales, acueductos, cámaras de agua y depósitos; también senderos  además de excelentes fincas con campos de manzanas, papas y ciruelas además de castaños y cereales; no faltan las abejas, el orégano y los chochos (altramuces), ni las cabras y los caballos,  ni la permacultura innovadora de Mamio, ni infraestructuras de cierta enjundia técnica e histórica, susceptible de ser utilizadas como residencias  de profesores o escuelas del conocimiento, incluso Museo de la Agricultura y del Agua, sin olvidar la balsa de El Velo, algunas galerías de aguas subterráneas y árboles históricos como el castaño de las Siete Pernadas, además de restaurantes, zonas de ocio deportivo  e instalaciones hidroeléctricas relacionadas con las centrales históricas de Hacienda Perdida  y La Abejera. Asimismo centros públicos como escuelas e iglesias,  el vivero forestal y la piscifactoría de Aguamansa, al igual que el cuartel general de los servicios de incendios forestales, la zona recreativa de la Caldera y los caminos que nos llevan al paraje de Pinolere, ya en zonas de medianías y con tanta relevancia en Canarias, por ser un lugar de encuentro etnográfico de todas las islas donde se combina la naturaleza con la cultura.

Pronto elevaremos a CAPTE la propuesta de presentar el documental y el libro energético en el Parlamento de Canarias. Asimismo a la ETSIM de Madrid con ocasión de los 50 años de mi promoción, en junio de 2015.

Contamos los hermanos EDIS con un equipo multidisciplinar donde se combinan técnicos de diversas ingenierías: montes, industriales, telecos y agrónomos, así como historiadores, abogados y economistas además de fotógrafos y cámaras al igual que expertos tecnólogos. Igualmente algunos propietarios significativos, por su historial, de fincas a incluir en el Plan de  la Zona Rural de Aguamansa.

Estamos seguros que el Ayuntamiento de La Orotava, el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias lo harán en función de sus posibilidades. Tenemos claro asimismo que razón tiene el historiador orotavense Manuel Rodríguez Mesa, al afirmar que  LA HISTORIA DE LA OROTAVA SE ESCRIBE CON AGUA, al igual que con lo que apunta este ingeniero que suscribe: LA RELACIÓN MONTES-AGUA-ELECTRICIDAD EN LA OROTAVA FUE UNA FUENTE DE CONFLICTOS. Y no digamos nada de nuestro interés para  que LA OROTAVA ENERGÉTICA contribuya de verdad a que Canarias camine,  por la senda de la transición, hacia la sociedad del Conocimiento.

La Orotava, a diciembre de 2014

Isidoro Sánchez García (1942), Ingeniero de Montes desde 1965. Director del P.N. del Teide entre 1974 y 1980, así como del P.N de Garajonay entre 1982 y 1987. Medalla de Oro del Colegio y Asociación de Ingenieros  de Montes. Concejal de Ayuntamiento, consejero de Cabildo, diputado autonómico en Canarias, senador y diputado europeo entre 1979 y 2003.