Hydro – Orotava » LA RUTA DE HUMBOLDT EN TENERIFE

LA RUTA DE HUMBOLDT EN TENERIFE

Conferencia de ISIDORO SÁNCHEZ GARCÍA en la sede de la Asociación Humboldt/Centro Goethe “Casa Humboldt” de QUITO. ECUADOR el lunes 19 de Marzo de 2018:

INTRODUCCIÓN

Cuando Alejandro de Humboldt regresó a Europa después de su histórico viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente entre 1799 y 1804, escribió acerca del valle de La Orotava, sito al pie del volcán Teide, en la isla canaria de Tenerife:

“Descendiendo a este valle se entra en una deliciosa comarca de la cual los viajeros de todas las naciones han hablado con entusiasmo. En la zona tórrida  he encontrado lugares donde la naturaleza es más majestuosa, más espléndida en el desarrollo de formas orgánicas, pero después de haber recorrido las orillas del Orinoco, las cordilleras del Perú y los hermosos valles de México, proclamo no haber visto en parte alguna un conjunto más variado, más sugestivo, más armonioso por la distribución  de las masas de verdor y de las rocas.”

 Fue el lugar donde nací, me crié, me eduqué, me casé y me enamoré de la vida y obra de Alejandro de Humboldt. Era todo un personaje de la geografía y de la naturaleza. Y siempre, desde mi ventana, viendo el Teide. 

Dº Isidoro Sánchez García y Dº Manuel Méndez Guerrero

Dº Isidoro Sánchez García y Dº Manuel Méndez Guerrero

 

CULTURA Y TURISMO

El turismo es una actividad  que arrancó en la sociedad europea a lo largo del siglo XIX, ligado al romanticismo. Luego se puso  de moda a mitad del siglo XX llegando a convertirse en una verdadera industria  en el argot de la economía. Canarias sabe mucho de eso y precisamente el naturalista prusiano Alejandro de Humboldt fue uno de sus pioneros, ya que colocó a Tenerife entre los destinos más interesantes  en razón de su clima, su paisaje, su geografía y su beneficio para la salud después de haberla visitado en junio de 1799. Los británicos se hicieron eco de ello y después del Grand Tour por Europa cambiaron al turismo selectivo que a mitad del siglo XX devino en turismo de masas, en busca de sol y playa. Actualmente el turismo  está socializado hasta el punto que el archipiélago de Canarias, Comunidad Autónoma de España y Región Ultraperiférica de la Unión Europea, cuenta con 138 espacios naturales protegidos, de los cuales cuatro son Parques Nacionales (PN) y dos de ellos, Garajonay y el Teide, están inscritos en la lista de Bienes Naturales del Patrimonio Mundial, y es la primera región turística de la Unión Europea.  Recibe cada año más de 16 millones de turistas europeos, y la isla de Tenerife, la más alta y la más extensa,  unos 6 millones, lo que permite que el número de visitantes al Parque Nacional del Teide alcance la cifra de más de 4 millones.

           El antiguo Puerto de Orotava, donde residió Humboldt, fue uno de los destinos primeros de la corriente turística europea. Fue cuando irrumpió el interés por la cultura, tanto prehispánica como hispánica, donde destacó la geografía de las plantas, el vulcanismo, los espacios naturales, el paso de los aborígenes guanches por los menceyatos, la presencia de las familias conquistadoras y su obra arquitectónica, así como la de artesanos y campesinos. No faltaron infraestructuras ligadas al mundo del agua y de la agricultura, ni el legado de edificios, civiles, militares y religiosos construidos en algunas localidades de buenas tierras y aguas. Un variado y rico Patrimonio se constituyó en las Islas Canarias.

         Tal como lo comenta el órgano oficial de la Asociación Hispania Nostra, para la defensa y conservación del Patrimonio Cultural y Natural de España (Hispania Nostra), estamos asistiendo a una etapa de reflexión acerca del Turismo Cultural. Al objeto de participar en el debate, coincide en mi opinión con la recomendación que nos dio el recordado ingeniero germano venezolano, Gerardo Budosky, director general de la UICN y profesor a la Universidad de la Paz en Costa Rica, a la hora de explicar la relación Turismo-Naturaleza. Nos aconsejaba que dicha relación debería ser de simbiosis, mejor que de coexistencia y por supuesto que de conflicto. En el caso de Turismo-Cultura debemos caminar por la senda de la sinergia y de la empatía  entre el mercado y la conservación.

         Por eso es recomendable conocer la tesis del catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Ángel Troitiño, cuando apuesta por la formulación de proyectos turísticos fundamentados en las claves culturales y patrimoniales. Sería la única manera de avanzar hacia el turismo, entendido como una práctica social, enriquecedora y sostenible, y una razón para incorporar la responsabilidad social y un uso responsable a la dimensión turística del Patrimonio.

         Por su parte el  profesor  titular de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Extremadura, Alejo Hernández Lavado, nos cuenta también en Hispania Nostra, su visión personal sobre el Turismo Cultural. Afirma que existe un problema básico en torno a este tema y es la separación de la normativa y la gestión, tanto del Turismo como del Patrimonio Cultural y Natural, al que se une el del Medio Ambiente, por lo que considera como objetivo prioritario exigir una coordinación inter-administrativa a la hora de gestionar Turismo, Patrimonio y Cultura.

         Hizo historia y recuerda que España irrumpió en el siglo XX con su experiencia normativa en relación al Turismo Cultural en 1911 a través de un Comisaría Regia donde coordinase el desarrollo del Turismo y la divulgación de la cultura artística popular. Era la época en la que surgió la idea de los Paradores de Turismo. Curiosamente cinco años más tarde, en 1916, se aprobó la Ley de creación de los Parques Nacionales de España y pese a que el ayuntamiento de La Orotava, apoyado por el Cabildo de Tenerife, institución recién constituida, y en linea con la propuesta del Distrito forestal de Canarias, el Teide hubo de esperar hasta 1954 para que fuese declarado Parque Nacional, el tercero de España y primero de Canarias. Fue precisamente el proyecto del Parador de Turismo de las Cañadas de 1952 quien aceleró la firma del Decreto por parte del general Franco. Al parecer había un compromiso entre la recién creada administración estatal de turismo, en la que participaba el canario Cerviá Cabrera como subsecretario de la misma, para que el Ayuntamiento le cediese una parcela de 720 mil metros cuadros al pie de la montaña de Guajara para ubicar el que más tarde fuera el Parador de Turismo más alto de España. Entonces había sostenibilidad.

         Más del 70% del territorio protegido entonces, situado en la meseta central de la isla de Tenerife, pertenecía al municipio de La Orotava, y para justificar entonces los valores naturales y culturales del nuevo Parque Nacional del Teide, se invocó la figura del ilustre naturalista prusiano don Alejandro de Humboldt, padre de la vulcanología y de la geografía de las plantas, después de haber ascendido en junio de 1799 desde el Puerto de Orotava, a nivel del mar Atlántico, hasta el pico del Teide, a una cota de 3.717 metros.

         Otra cuestión que planteó el profesor Hernández Lavado fue la figura de TURISMO VIVENCIAL, al que incorpora nuevas tecnologías que permiten  al visitante acercarse al lugar y retrotraerse al momento histórico y relacionarse virtualmente con los personajes del pasado, viviendo los momentos culminantes del territorio en el que se encuentran. Es decir un viaje virtual en el tiempo a un espacio determinado y con interacción con los personajes históricos.

         En el caso de La Orotava lo tenemos claro con Humboldt y el Teide. De su recreación se encargó el grupo Jaster&Creaciones, en el que Antonia Jaster y Ulises Hernández nos llevaron en volandas desde el Jardín Botánico a la casa familiar de los Cólogan en el Puerto de Orotava, para luego subir a la casa de Franchy en la Villa de la Orotava, disfrutar del drago, y continuar por el camino de Chasna hasta el Dornajito, el Portillo y las Siete Cañadas hasta alcanzar Montaña Blanca, Lomo Tieso, la Rambleta y disfrutar del espectáculo que se divisa desde el pico del Teide. Por todas estas consideraciones  tengo que darles un millón de gracias a los amigos Antonia y Ulises por hacerme disfrutar con la Ruta de Humboldt en Tenerife y de manera particular con el tramo DEL PUERTO DE OROTAVA AL PICO DEL TEIDE. Animo a los jóvenes emprendedores a que den un paso más en este tipo de turismo vivencial y recreen digitalmente estos espacios con una reproducción fiel que nos permita interactuar para formarnos y educarnos en este tipo de actividades.

         Siguiendo a Hernández Lavado, sería conveniente utilizar instrumentos fiscales que incentiven las buenas prácticas en el uso del Patrimonio Cultural y Natural. El desarrollo turístico con el horizonte de un Turismo de Calidad que integre y disfrute del patrimonio inmaterial, como las costumbres, las leyendas, los mitos, las tradiciones, las fiestas, las romerías, las alfombras, las músicas, las danzas, las ferias y los mercados, a través de lo que ha llamado TURISMO VIVENCIAL. Sería una buena oportunidad para que la actividad turística continuase contribuyendo al éxito socio económico de las Islas Canarias  y a una mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos, así como a la difusión de Canarias en el mundo.

 EL CONOCIMIENTO HUMBOLDTIANO

Alejandro de Humboldt  podría ayudar a ello en Canarias con total seguridad.  Sobre todo en unas islas como Lanzarote y Tenerife, por su identidad con el espíritu de Humboldt, donde se puede leer el legado del conocimiento que adquirió al recorrer el territorio geográfico que visitó en su histórico viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente, entre 1799 y 1804.  Empezando por reforzar las alianzas entre naturaleza, cultura y turismo al objeto de conseguir modelos de desarrollo sostenible en el marco del Plan Estratégico de Turismo para Canarias, anunciado por la responsable de Turismo del Gobierno de Canarias para su entrada en vigor en 2018.

         Bueno sería aprovechar lo que nos dejó y  ello podríamos aglutinarlo en varios capítulos, relacionados con el conocimiento adquirido por el ilustre naturalista prusiano. Sus rasgos generales son los propios del conocimiento humano, es decir de una dimensión altamente cultural, tanto en su origen como en su formación y aplicación. Son el resultado del desarrollo de su vida a lo largo de casi un centenar de años repartidos principalmente entre Europa y América, con una semana en Canarias y unos meses en Asia. Las principales materias fueron:

* Botánica. Jardines de Aclimatación. Madrid, Tenerife y Cuba

* Vulcanología. El plutonismo. El Teide y el Chimborazo

* Mineralogía

* Geografía de las plantas. Riberas, cordilleras y valles.

* Humanismo. Defensa de los Derechos Humanos. Esclavitud e independencia.

* Literatura de viajes y el espíritu de aventura

* Oceanografía. Corriente fría del Perú

* Diplomacia. Relaciones con el presidente Jefferson de USA

* Geoestrategia. Canarias, canal de Panamá y minas de plata en México

* Cambio climático. Cuadro de la naturaleza.

* Paisaje. Pintores Bellerman y Rugendas.

* Economía y estadística. Ensayos políticos en Cuba y México

*Enciclopedismo e interdisciplinariedad

*Ecología

*Biodiversidad y Biogeografía

* Impacto antropogénico sobre el planeta

*Amor a la naturaleza

*Desarrollo sostenible

*Turismo cultural

 Con el libro que estamos redactando sobre Alejandro de Humboldt en el horizonte de 2019, 250 años de su natalicio, titulado DE BERLÍN A BERLÍN. POR EL TEIDE Y EL CHIMBORAZO, queremos cumplir con parte de su legado: (1) Despertando en los ciudadanos del planeta el interés por el conocimiento de la Naturaleza y la Cultura de su región, y (2) Fundamentando el modelo productivo de Canarias en la investigación y el conocimiento.

         El 19 de marzo de 1895 nació el cine de la mano de los hermanos franceses. Luis y Augusto  Lumiére. Entonces mi pueblo natal, la villa de La Orotava, hacía unos meses que había estrenado alumbrado eléctrico gracias al agua que nacida en los montes de Aguamansa bajaba hasta el pueblo para regar fincas, abastecer la población y mover ruedas de molinos de gofio. Curiosamente esa agua y esos molinos los conoció Alejandro de Humboldt hace más de 200 años cuando visitó La Orotava camino del Teide, en junio de 1799. Fue unos días antes de embarcarse en Santa Cruz de Tenerife camino de La Habana aunque un problema bélico naval, por culpa de los ingleses, le desvió a Cumaná, en Venezuela.

El grupo MEN&SAN con autoridades y embajadores.

El grupo MEN&SAN con autoridades y embajadores.

         En la programación redactada por la Asociación Cultural Humboldt (ACH) de Tenerife, para el horizonte del año 2019, en relación a la figura de Alejandro de Humboldt, que está siendo recordado en Canarias por su protagonismo en el periplo VIAJE A LAS REGIONES EQUINOCCIALES DEL NUEVO CONTINENTE, desde Europa a las Américas, se contemplaron dos actuaciones para el pasado 2017.       Primero fue la exposición de pinturas inaugurada el 14 de  septiembre, fecha del aniversario del nacimiento del ilustre naturalista prusiano, en el portuense castillo de San Felipe, titulada DE LA GRACIOSA AL PICO DEL TEIDE. Pudimos disfrutar de los trabajos pictóricos de Nicolás Laiz (Lanzarote), Imeldo Bello (Tenerife) y Pepe Dámaso (Gran Canaria), que estuvieron animados por un concierto del pianista cubano Othoniel Rodríguez. Luego fue el estreno en el festival Periplo del Puerto de la Cruz, del documental, LA RUTA DE HUMBOLDT EN TENERIFE, que alude a la visita que hiciera el famoso geógrafo alemán al valle de Taoro en junio de 1799 después de haber fondeado en la isla chinija de La Graciosa, frente a Lanzarote, y atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. La base del trabajo que estrenamos en el festival portuense, ligado al mundo de la literatura de viajes, la encontramos en la obra de teatro EL COMIENZO DE UN LARGO VIAJE, redactada en marzo de 2004 e interpretada desde emtonces por los amigos Antonia Jaster y Ulises  Hernández  en diferentes de la geografía canaria y europea,ligada a la figura de Humboldt. El valle de La Orotava y Berlín particularmente. La realización técnica del documental es del amigo Humberto Mesa y la edición es de Luis García. La producción corresponde a la ACH de Canarias conformada por ciudadanos ligados al mundo de la historia, la geografía, el turismo y la naturaleza.

          La Ruta de Humboldt en Tenerife se concentra en dos elementos importantes: el Teide y Humboldt. Primero la gea y luego la biología, y como el Teide cumplía 10 años de Patrimonio Mundial, con más razón aún. La proyección tiene una duración de 35 minutos y es un recorrido por los distintos lugares del valle orotavense que conoció don Alejandro en el verano de 1799, acompañado del botánico francés Bonpland y del guía canario Domingo. Se acercó al Jardín Botánico, se alojó en la casa de don Bernardo Cólogan, en lo que hoy es el hotel Marquesa, y subió a los jardines de Franchy en La Orotava para conocer el drago. Salió de la Villa hacia el Teide por el camino de Chasna hasta alcanzar las Cañadas después de atravesar los bosque de brezos y laureles, entre nieblas,  y el pinar canario,  para luego subir entre lavas y retamas al Pico del Teide, después de descubrir la violeta. Regresó al Puerto, disfrutó de los jardines de la familia Little desde donde observó  las hogueras  de San Juan, se acercó a la quinta de los Cólogan en La Paz y regresó al puerto de Santa Cruz de Tenerife desde donde se embarcó para el Caribe y las Américas.  Allí pudo comparar la geografía de las plantas y el vulcanismo del Teide, con el Chimborazo de Ecuador, como referente particular. Su viaje y su obra sirvieron de fuente de inspiración para científicos como Charles Darwin, geólogos como Leopoldo von Buch y geógrafos de la talla de  Alphonse Stübe y Hans Meyer.

         Para 2018 se ha pensado desde la ACH y desde Canarias en Europa, en otras actividades con la música, la literatura y la pintura como protagonistas. En Tenerife y en Lanzarote. En La Orotava y el Puerto de la Cruz, en la isla del Teide, con la colaboración de los ayuntamientos de ambos municipios; y en Teguise y La Graciosa, en el caso de Lanzarote, con la colaboración del ayuntamiento del ayuntamiento y de la Sociedad para la promoción Cultural de Canarias en Europa.

         También en la segunda quincena de marzo se ha organizado la expedición Chimborazo, tras la huella de Humboldt, conformada por los humboldtianos Manuel Méndez e Isidoro Sánchez (MEN&SAN), ambos miembros  de la ACH de Tenerife y aventureros senior. Pretenden sumarse a los actos que se celebrarán a lo largo de estos años para recordar el legado geográfico, naturalista y humanista que nos dejó el ilustre e ilustrado prusiano don Alejandro de Humboldt. De manera particular en tierras de Ecuador después de volar desde las islas  Canarias. Venimos con el borrador de un libro sobre Humboldt titulado DE BERLÍN A BERLÍN. POR EL TEIDE Y EL CHIMBORAZO en el que pretendo resaltar el papel desempeñado por dos volcanes especiales, el Teide en Tenerife, y el Chimborazo en Ecuador.

         Hoy vamos a dar a conocer en este espacio cultural “La Ruta de Humboldt en el valle de La Orotava de la isla de Tenerife. Desde el Puerto de Orotava al Pico el Teide, con un desnivel de 3718 metros, entre el mar Atlántico y la alta montaña. Estoy seguro que disfrutarán con este documental que estrenamos en la América humboldtiana para dar a conocer el comienzo de un largo viaje por parte de Alejandro de Humboldt. Al principio de Berlín a París y de París a Marsella y luego a las capitales españolas de Barcelona, Valencia, Madrid y La Coruña desde donde se embarcó en El Pizarro hacia las Américas con escalas en las islas canarias de La Graciosa y Tenerife, en junio de 1799, para alcanzar tierras de Venezuela, Cuba, Colombia, Ecuador, Perú, siguiendo por el océano Pacífico a México con escala  en  Guayaquil. Luego a Veracruz y de nuevo a Cuba para continuar a Filadelfia en la primavera de 1804 antes de regresar a Europa, donde continuó su trabajo literario sobre su viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente y que remató con su espectacular ensayo COSMOS después de  penetrar por tierras de EuroAsia desde Rusia a Mongolia hasta asomarse a  China.

         La realización y producción del documental se debió al esfuerzo conjunto de un grupo de amigos, canarios y alemanes, admiradores de Humboldt, integrados algunos de ellos en la ACH de Tenerife, y al apoyo financiero del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, antaño Puerto de Orotava, y de otras instituciones públicas y privadas como el Ayumtamiento de La Orotava y las empresas familiares  FONTEIDE, EFFICO y COLFIS.

         Gracias a la Asociación Cultural Humboldt de Quito por su generosidad y a cuantos han colaborado para hacer posible esta actividad, que en el fondo es una muestra del mestizaje de los pueblos canario y alemán en tierras de Ecuador, donde comienza a medirse la linea cero de la latitud planetaria. Como se hizo en la isla canaria de El Hierro con el meridiano cero al poniente de la punta de Orchilla hasta que los británicos se llevaron la raya  para Greenwich, en la segunda mitad del siglo XIX.

Isidoro Sánchez García

Vicepresidente de Canarias en Europa y vicepresidente de la ACH.